El aporte del sector construcción a la dinámica económica nacional y del AMSS

En la última década, el sector construcción ha generado más de US$ 12, 396 millones a nivel nacional; éste es el principal atractivo para los inversores y dinamiza la economía generando empleos directos e indirectos a través de la cadena de valor. Si bien el 97% de ocupados son hombres, la brecha salarial promedio tiene un sesgo positivo a favor de las mujeres (-64.9% entre 2008 y 2018).

Por otro lado, según estimaciones propias del Observatorio Metropolitano, el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) aporta el 33% del PIB nacional y aunque particularmente, dentro de la actividad económica del AMSS, la industria de la construcción figura como uno de los sectores con menor participación (3.3% del PIB del AMSS en 2018), de acuerdo a Cabrera, O (2009) en términos generales, la importancia de este sector radica en que invertir en él, significa impulsar la competitividad de la economía al reducir costos de transporte y de transacción para el resto de sectores, así mismo permite una mayor eficiencia en el intercambio de bienes y servicios no sólo al interior del país sino también a nivel internacional. Su importancia radica en el extraordinario aporte a la formación bruta de capital fijo (componente de la inversión en general) que define a la construcción como un motor del crecimiento (p.2).

Adicionalmente, de las 45 ramas de la actividad económica, la rama de la construcción aporta el 91% de la formación bruta de capital fijo (inversión) lo cual la convierte en la más importe (Cabrera, O. 2009, p. 3). Considerando que dicha inversión ha representado entre el 18.7% y 14.8% del PIB durante la última década y que la mayor parte de esta se concentra en este sector, éste se configura como una oportunidad para alcanzar mayores niveles de crecimiento económico. Entre 2008 y 2018 la formación bruta de capital fijo realizada por el sector privado, representó más del 80% de la inversión total de FBKF y en 2018 experimentó una tasa de crecimiento del 30% aproximadamente respecto a 2008.